La madraza trans que recibió la Asignación Universal por Hijo


Roxana tiene 45 años y un hijo a cargo que está por cumplir 9. Aunque la adopción legal aún no se efectivizó, reconocieron que ella es quien garantiza el bienestar de M.