Policía interrumpe extraño ritual en el Domo del Centenario: velas, sal y pulpo de piedra | BLOG CHACO


En plena madrugada agentes de la Guardia Comunitaria de Resistencia descubrieron a 4 personas realizando un extraño ritual en el predio del Domo del Centenario.

Al acercarse al grupo vieron que colocaban velas de colores sobre una estrella de 5 puntas inscripta en un círculo dibujada en el piso con sal gruesa.

Inmediatamente les informaron que estaban cometiendo una infracción por entender que el espacio, a pesar de ser público, pertenece a la Municipalidad y el rito no había sido autorizado.

En el procedimiento secuestraron 8 velas negras, 4 verdes, 2 blancas y una extraña figura de pierda con tentáculos. Y después echaron agua para quitar la sal del piso.

En el terreno del esoterismo, se debe dibujar con sal gruesa un círculo que rodea a una estrella de 5 puntas trazada yendo de un lado al otro del círculo. El paso siguiente es colocar las velas negras en los vértices y sobre el círculo, y las de colores desde afuera hacia adentro según su significado y el interés que se tenga en él. Las blancas van en el centro. Las negras “limpian”, eliminan las energías negativas, “rompen trabajos”, entre otras cuestiones; las verdes simbolizan el dinero, y las blancas la abundancia. Aunque aun se desconoce el motivo del extraño animal de piedra.

Se encienten todas las velas, excepto las blancas. Mientras arden, se escribe en un papel cada deseo y se lo incinera con la llama de las velas negras. Las cenizas del papel y los restos de las velas se colocan en un frasco que se rellena con sal y se lacra con cera derretida de las velas blancas encendidas al final.

Al día siguiente el frasco se entierra el frasco en un lugar alejado al que nunca se debe volver. Un detalle a tomar en cuenta: dicen que la sal se debe retirar como basura, jamás con agua como hicieron los agentes de la Guardia Comunitaria porque al diluirla es imposible retirarla completamente y si se tratara de “magia negra”, que no parece ser el caso, terminaría siendo contraproducente.