River celebró el primer aniversario de la final más importante en la historia ganada a su máximo rival, Boca Jr.


El DT le agradeció a los hinchas que no se movieron de la cancha a pesar de la caída en el clásico para celebrar la “final más soñada del mundo”

River ganó hace un año “la final más soñada del mundo”. Así la definió Marcelo Gallardo. Y ese es el sentimiento del hincha del Millonario, que recordará y gozará por los siglos de los siglos aquella final del 9 de diciembre de 2018 la Copa Libertadores en Madrid contra Boca. Porque es la única vez que dos eternos rivales se cruzaron en una final continental. Un hecho único en el planeta. Y esos pechos cruzados por una banda roja se inflan de orgullo. Porque, con ese triunfo, sienten que accedieron a la gloria eterna. Podrán perder y ganar nuevas finales pero jamás se sacarán de la memoria lo que ocurrió en el Santiago Bernabéu, la Casa Blanca del fútbol. Y siempre le recordarán a su rival de toda la vida que esa era la final eterna. Y por eso celebraron el primer de muchos aniversario con todo: cánticos, música, fuegos artificiales y bombos de estruendo, efectos sonoros y de luces, proyecciones audiovisuales, los gritos de los goles, bombos y platillos en un show espectacular en el Monumental que duró 40 minutos luego del final del encuentro contra San Lorenzo. La felicidad es de River.

No bien terminó el encuentro las luces se apagaron y hubo un conteo de minutos en la pantalla principal del estadio. Cuando el reloj marcó las 0 horas del 9 de diciembre, aparecieron los fuegos artificiales y la emoción invadió a los hinchas. Previamente se escuchó una voz por los altoparlantes en español que decía ser “la voz del Bernabéu”. De fondo sonó “Lo que quiere la Chola”, de Los Palmeras y los hinchas se acordaron de Boca. “Cómo te duele la c….desde el 9 de diciembre”, atronó. Y le siguió: “Tomala vos, damela a mí, el que no salta murió en Madrid”…Y el otro hit fue: “¿Qué pasó con Boca, que no existe más?… Cosas de tribuna. Mientras se desplegaban banderas. Y apareció el gol del Pity, que también estuvo presente en Núñez y fue ovacionado..

Luego, Marcelo Gallardo tomó el micrófono. “Gallardo es de River y de River no se va”, bajó de los cuatro costados. Y el Muñeco habló en el mediocampo, acompañado por Rodolfo D’Onofrio, el presidente y Ponzio, el capitán. “Queríamos que la fiesta sea completa y no se pudo. Pero más allá de la derrota, y de que perdamos otros partidos, la victoria en Madrid no la va a borrar nadie”, expresó. Y le dedicó un mensaje a los jugadores: “Fue el año más lindo de mi vida. Gracias por compartir esto con nosotros, y gracias por seguir trabajando con humildad y dedicación. Me identifica este equipo”. Y a los hinchas: “Gracias por estar en las buenas, en las malas, en las malas mucho más, como dice la canción, los llevó en mi corazón”. Y se prendió enseguida al canto de la gente. “Gracias por esa alegría de ganarle a Boca, de salir campeón”. Sí, el Muñeco se mostró como un hincha más y terminó prácticamente afónico. “Salgamos orgullosos por las calles este 9 de diciembre como todos los 9 de diciembre de nuestra vida. Esto es eterno”.

Después, siguió la música, mientras en las pantallas se pasaban postales de Madrid y de los festejos del año pasado también en este escenario. Y sobre el campo de juego también se proyectaron imágenes de la Libertadores 2018.