Hay indicios que refuerzan la hipótesis de que Lorena fue arrojada muerta al agua


El procurador general adjunto, Miguel Fonteina, brindó precisiones sobre el avance de la investigación que busca encontrar a los culpables del crimen de Lorena Romero. La joven desaparecida el 10 de junio y encontrada muerta 7 días después.

Desde el lunes, tras la confirmación del hallazgo del cuerpo de la joven en las aguas del río Paraná a la altura de la provincia de Santa Fe, la causa tuvo varios giros. En primer lugar, el fiscal Hector Valdivia, volvió a ordenar la detención de Ezequiel Ramos, novio de Lorena, que en la primera etapa de la búsqueda, había estado demorado. Ayer, en tanto, la Policía detuvo en Villa Don Alberto en Resistencia a un hombre de 39 años, relacionado también a la investigación. En el lugar de la detención secuestraron celulares y sábanas con sangre que serán peritadas en las próximas horas.

DETENIDOS

Fonteina especificó que en la autopsia realizada por el cuerpo forense de la provincia de Santa Fe, se pudo confirmar que la muerte de Lorena había sido “una muerte violenta”, lo que motivó a Valdivia a cambiar la carátula de la causa a “supuesto homicidio”, aunque no se descarta que la misma cambie a “femicidio”.

Cuando le imputen el delito a Ramos, seguramente el fiscal va a tener los elementos para aplicar la figura del femicidio, pero eso es tarea del fiscal que lo tiene que verificar de acuerdo a los antecedentes que tiene en la causa”, analizó el procurador adjunto.

En ese sentido, indicó que Valdivia tiene hoy como pruebas “‘elementos que le dan base para imputarle el delito a Ramos”, después de eso confirmaría la prisión preventiva.

Respecto al segundo detenido, Fonteina indicó que “hay ciertos elementos, más precisamente contactos telefónicos en los que están trabajando los peritos tecnológicos que establecieron un último contacto entre Lorena y este sujeto, es así que se lo detiene y se allana su domicilio”. Resta verificar las manchas y el ADN que se encontró en las sábanas secuestradas y, las conversaciones que aparecen en los chips de teléfono, adelantó el procurador adjunto.

Por otra parte, no descartó que en los próximos días pudieran surgir nuevas detenciones ya que se maneja la hopótesis de que pudieron ser varias las personas que participaron del crimen.

AUTOPSIA

Consultado sobre el resultado de la primera autopsia, Fonteina explicó que si bien se confirmó que hubo una muerte violenta, restan los informes de la segunda autopsia realizada por el cuerpo forense del Poder Judicial de Chaco.

“En la segunda autopsia hay ciertos detalles que todavía no le acercaron formalmente al fiscal que otorgan mayor claridad respecto a qué tipo de órganos fueron dañados y qué tipo de lesiones le provocaron la muerte a Lorena refuerzan la hipótesis de la muerte violenta. En este caso, hay elementos que demostrarían que cuando la arrojaron al agua a Lorena, ya estaba muerta. Lo que resta tener en detalle es el día y hora aproximada de la muerte”, concluyó.