Los autos de lujo secuestrados en Puerto Madero estaban registrados en Chaco y Corrientes


La espectacularidad del allanamiento realizado el jueves a la noche en el edificio Madero Center es solo la punta del iceberg de una asociación ilícita, integrada por contadores y empresarios, que se beneficiaba con el sistema de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI). La maniobra investigada, solo en este caso, abarca unos 300 millones de dólares.

Según la primera valuación que hizo Gendarmería, la flota costaría casi 4 millones de dólares.

Entre los autos más caros hay un Mercedes Benz SLS AMG del 2013, valuado en casi 280 mil dólares; un Porsche GT3 del 2018, valuado en 270 mil dólares, y un Porsche Turbo de 260 mil dólares.

Entre los autos más valiosos también se destaca un Alfa Romero 4c, patentado en 2019, y un Porsche 911 Carrera 4S.

En el otro extremo, hay algunos autos que no costarían más de 10 mil dólares como un Mazda RX7 de 1197,un Chery Tigo, Chrysler PT Cruiser GT Turbo Cabrio.

El juez de la causa, Gustavo Meirovich, podría ordenar una valuación más profunda ya que hay varios autos de colección. El magistrado, pudo saber este medio en fuentes judiciales, también tiene previsto realizar una pericia sobre los vehículos para saber donde estuvieron en los últimos meses y cuál es su verdadero estado.

La causa inició en agosto de 2016 a partir de una denuncia del entonces titular de la Aduana Juan José Gómez Centurión. Se trata de una asociación ilícita relacionada con la maniobra de las DJAI.

El procedimiento consistía en simular trámites de importación de mercaderías con el objetivo de beneficiarse con la compra de dólares a tipo de cambio oficial en medio del cepo. Esas divisas eran giradas luego al exterior sin que las importaciones se llegaran a efectuar. En otros casos, si bien se concretaba la importación, se efectuaba un giro de divisas al exterior por montos que superaban lo declarado ante la DGA.

La causa -vinculada a otros casos más resonantes como el de Sung Ku Hwang, alias «Mr. Korea», y el de Mariano Martinez Rojas- ya está a un paso de la elevación a juicio. Los allanamientos son una medida cautelar para resguardar los bienes ante una eventual condena.

La tarea de rastrear a los autos estuvo a cargo de la Gendarmería. La Justicia pidió ubicar un total de 43 vehículos. Lo llamativo es que muchos de estos autos están radicados en las provincias de Chaco y Corrientes por cuestiones impositivas. El resto están radicados en la provincia de Buenos Aires y en Capital Federal.

Los autos estaban estacionados en el tercer subsuelo del edificio. “Se manejaban con total impunidad, estaban a la vista de todo el mundo”, destacó una fuente de la investigación.

Por orden del juez Meirovich, en total se hicieron nueve allanamientos: cuatro en Capital y cinco en el Conurbano bonaerense, entre ellos uno en un Country de la zona Oeste.

La investigación también requirió constatar 47 domicilios repartidos en Chaco, Corrientes, Bernal, Quilmes, Morón, Merlo, Ituzaingó, Haedo, Pilar, Tres de Febrero y San Fernando, entre otros lugares.

 

Fuente diario 21tv