Una portera tejió gorritos para los alumnos de la escuela que asiste


Sufrió cáncer y hoy está curada. Con gestos solidarios, quiere devolverle a la vida y a Dios, la oportunidad de poder salir adelante.

María Antonia Catalán sufrió cáncer y está curada. Es celadora de la escuela Libertad 1-460, un establecimiento rural  de Piedras Blancas, en el distrito de Pareditas, en San Carlos (Mendoza).

Decenas de chicos asisten de lunes a viernes para recibir clases en una de las zonas frias de la provincia. María decidió tejer gorritos de lana para que los niños permanezcan abrigados durante su estadía en la escuela y también afuera.

“He pasado por situaciones muy difíciles en mi vida, me he curado de un cáncer de colon que después de cinco años se me fue al pulmón. Es un agradecimiento a Dios, a la vida, por darme otra oportunidad de seguir. Hago esto para devolverle a Dios un poco de todo lo que él da” contó Antonia en comunicación con El Cuco Digital.