Agónico triunfo de Sarmiento que lo deja a un paso de un histórico Ascenso | BLOG CHACO


El “torito”, ya sin chances de llegar al primer ascenso, hizo sufrir a Sarmiento de Resistencia, le empezó ganando y le robaba un punto que le complicaba la vida. Pero en tiempo de descuento, Silba le dio el triunfo a los chaqueños y asestó otro duro golpe a los marplatenses.

Degrá achica con todo el cuerpo y tapa una de las situaciones del local en la primera parte. El arquero tuvo una actuación brillante pero no le alcanzó para sostener la victoria. (Foto: Tw @SarmientoChaco)

Si había alguien que no se merecía perder ese partido, era Matías Degrá. El arquero de Alvarado tuvo una actuación consagratoria, fue determinante para mantener con ilusión a su equipo durante los 90′ y su imagen en el final, no llegando a tapar el control de Silba que se lo sacó de encima y empujó para el 2 a 1 definitivo, significó un mazazo letal para el “torito” que había sufrido, que había aguantado, que tuvo sus chances para ganarlo pero no las supo aprovechar y perdió 2 a 1 con Sarmiento en la cuarta fecha del Pentagonal Final del Torneo Federal A. Ya sin chances para ir por el primer ascenso directo, los de Mauricio Giganti querían sumar para terminar lo mejor posicionados posible.

El estadio “Centenario” era un hervidero, con más de 15 mil personas que sabían que la victoria de Estudiantes de Río Cuarto en Tucumán los obligaba a ganar para llegar en igualdad de condiciones a la última fecha en Córdoba. Sin embargo, se encontraron con un equipo que se les plantó, que le cortó los circuitos en la mitad de la cancha con Bochi y Stefanatto, que sostuvo a los delanteros y que intentó lastimar de contra. Y lo logró a los 15′, con una gran jugada que Canuhé asistió a Gentile y la definición del exTemperley exigió una notable respuesta de Carrera que sacó al córner. De ese tiro de esquina, Martín Quiles ganó con autoridad en el punto penal y metió un cabezazo esquinado, abajo, contra el palo izquierdo que selló el 1 a 0.

Golpeado en su honor, Sarmiento fue insistentemente por la igualdad y fue más lo que buscó que lo que pudo generar. Porque desniveló permanentemente por las bandas, pero chocó contra los despejes constantes de los centrales. Así y todo, logró poner en algunas ocasiones a sus delanteros de cara a Degrá y ahí empezaron a chocar con lo que sería una actuación notable del “1”. Parera se encontró con los reflejos tras conectar a la carrera un centro desde la derecha y Cañete no se imaginó que le iba a achicar tan rápido cuando recibió para definir y tenía encima la inmensidad del arquero que estiró la pierna derecha para tapar.

En el complemento, el empuje siguió, a Alvarado le costaba tener la pelota, pero las ocasiones eran cada vez más esporádicas. Apenas había despertado el “uhh” con un gran zurdazo de Parera que le sacó pintura al palo derecho, cuando un córner a los 13′ fue a la mano de Bochi que estaba marcando, el árbitro no dudó en sancionar el penal y Luis Silba le “rompió” el arco con un derechazo fuerte que dejó el partido en tablas. Con ese mismo envión, el local puso a Piz mano a mano con Degrá y el “uno” volvió a aparecer para achicar y ahogar el grito.

De a poco, el juego se empezó a quebrar. Sarmiento iba pero se descuidaba en el fondo, Alvarado esperaba y salía rápido de contra. Depetris tuvo dos claras, una chilena que sorprendió y se fue cerca del palo izquierdo y un tiro libre que se fue apenas alto. Del otro lado, Silba pivoteó perfecto para López que en diágonal la tiró demasiado alta. El “Decano” entró en el apuro y se repitió en pelotazos que fueron bien desarticulados por la defensa y aparecieron espacios que no se terminaron de aprovechar por el cansancio. Una muy buena jugada colectiva que empezó Molina por izquierda, siguió Depetris con un toque sutil por el centro e, increíblemente, Canuhé tocó por encima del achique de Carrera y la dejó en el techo del arco.

El partido se iba y aunque la pelota la tenía el local, el que estaba más cerca de ganarlo era la visita. Una nueva asistencia para la corrida de Bonetto lo puso a correr al delantero que le ganó al arquero, tocó al medio para Molina que se pasó un poco y cuando intentó definir, mal pisado, le erró al arco. Y esa jugada, fue el guiño que necesitó el local para saber que iba a tenr una más. Y la tuvo. A los 48′, cuando se moría el partido, un defensor se sacó la pelota de encima en la mitad de la cancha, Parera que estaba acalambrado saltó y le ganó a Mendoza, peinó para la diagonal de Silba que aguantó con el cuerpo a Espinoza, en un toque se sacó de encima a Degrá y empujó de zurda al arco vacío para desatar la explosión del estadio “Centenario”. Como si no alcanzara con ese golpe para el “torito”, Rodrigo Depetris (quizás en su mejor versión del año, en una posición diferente), se hizo echar por pelearse con un alcanzapelotas y se perderá, como mínimo la última fecha ante Defensores de Belgrano.