Un niño internado desde 2011 terminó la primaria en el hospital


Un niño de 12 años que está internado desde 2011 superó todas las adversidades y completó el ciclo primario desde la sala terapia intensiva del hospital de Niños, en la capital tucumana, y su esfuerzo fue reconocido por las autoridades del ministerio de Educación de la provincia que asistieron hoy a ese establecimiento para entregarle el diploma de egresado.

“Este es un día de alegría para nosotros porque hace ocho años que Daniel es paciente del Hospital de Niños y hoy termina la primaria”, señaló el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer.

La historia de Daniel no es como la de cualquier niño que cursa sexto grado ya que durante los primeros años de vida fue diagnosticado con una enfermedad llamada Atrofia Médula Espinal tipo II.

La enfermedad que sufre el niño afecta la maduración de los niños a partir del año de vida y sus músculos dejan de funcionar.

Esto lo obligó desde 2011 a vivir de manera permanente en internación en la terapia intensiva del Hospital del Niño Jesús, aunque su salud no fue impedimento para que se eduque como cualquier persona en edad escolar.
El caso adquiere una relevancia especial porque los médicos le daban un tiempo de vida de seis años, pero Daniel hace poco cumplió los 12.

Su internación permanente le impide salir al mundo exterior y por eso, la realidad virtual es un complemento ideal para que Daniel pueda ver lo mismo que otros chicos de su edad.

A través de videos caseros sus docentes les muestran los lugares representativos de la historia y la geografía que los otros niños ven a través de manuales de texto, según explicaron voceros del ninisterio de Educación a través de la secretaria de Comunicación de la provincia.

El ministro Lichtmajer destacó que es una prioridad que todos tengan la oportunidad de acceder a la educación y por eso la provincia impulsa la Modalidad de Educación Domiciliaria y Hospitalaria, a través de la cual los docentes se encargan de acercar los contenidos a niños, niñas y adolescentes que no pueden acceder a los establecimientos escolares.

Su principal objetivo es ayudar a los estudiantes a completar sus niveles educativos y que su enfermedad no sea un impedimento para realizarlo y una vez quereciben el alta médica puedan reinsertarse en los establecimientos de educación común.

Por su parte, Gladis Correa, médica de la terapia intensiva del Hospital de Niños destacó “el esfuerzo y sacrificio” que hizo Daniel para completar el ciclo primario.

“Es muy soñador, le gusta siempre imaginar situaciones, todos los días tiene una nueva historia y la matemática es su materia favorita”, expresó.

La médica explicó que la enfermedad que sufre el niño normalmente “tiene un pronóstico de hasta seis años de vida, pero él ya cumplió 12 y la sigue peleando desde 2011”, agregó.

Télam.